Skip to main content

Carrito

Close Cart

Classics Carrée Automatic
Oda al clasicismo eterno de los años 20

 

Tres nuevas versiones del Classics Carrée Automatic devuelven la colección a su época original, los locos años veinte, de los que surgió una audacia estilística cuya huella aún es perceptible. Sumamente refinadas, estas piezas en chapado oro rosa o acero se basan en un estilo minimalista con índices tipo bastón, agujas dauphine y fecha. Una esfera con un sutil guilloché confiere al Classics Carrée Automatic una rara elegancia para los coleccionistas estetas.

TRES VARIANTES, TRES ESTILOS

El nuevo Classics Carrée Automatic está disponible en tres versiones, todas ellas impulsadas por el calibre FC-303 que ofrece 38 horas de reserva de marcha, visibles a través del fondo de la caja de zafiro. La más sobria y clásica, se presenta con caja de acero, esfera plateada y correa de piel negra; la más moderna se presenta en la misma caja con esfera azul sobre una pulsera a juego en el mismo tono, pespunteada en azul; la más chic y preciosa prefiere una caja chapada en oro rosa con índices y agujas compartidos, sobre una correa marrón.

 

UNA EVOLUCIÓN GRADUAL

Lanzado en 2003, el Classics Carrée Automatic vuelve a evolucionar, y de forma significativa. Primer cambio importante: la abertura Heart Beat se cierra, albergando de nuevo el secreto bien guardado del mecanismo Swiss Made del reloj. Así surge el rostro de una nueva esfera mucho más estilizada. Los grandes números romanos dejan paso a los índices aplicados, duplicados a mediodía. El estilo es intemporal y mucho más cercano a los cánones estéticos de los años 20.

JUEGOS DE SOMBRA

El centro de la esfera concentra los acabados más refinados. Este rectángulo, también con las proporciones exactas de la caja de 30,4 x 33,3 mm, está cerrado por un cronómetro de tipo «ferroviario», típico de los años 20 y del movimiento Art Decó que los recorría. Un acanalado muy fino lo viste, ofreciéndose a la sola mirada de su propietario.

Esta sutileza permite ofrecer un mejor contraste al conjunto de tres agujas. Las de las horas y los minutos tienen forma de estilo Dauphine, una geometría también característica del siglo pasado. Esta forma sencilla y refinada permite leer perfectamente la hora en cualquier circunstancia gracias a dos facetas orientadas en dos ángulos divergentes, de modo que al menos una de las dos capta siempre la luz.

DESCUBRE NUESTRA COLECCIÓN